Seis trucos para ahorrar en calefacción ahora que llega el frío

Publicado el

Seis trucos para ahorrar en calefacción ahora que llega el frío

El buen tiempo disfrutado en octubre se ha acabado y el frío parece haber llegado para quedarse. Y con el frío aumenta también el consumo de calefacción. Sin embargo, las organizaciones de consumidores advierten: conseguir un ahorro considerable en las facturas de luz y gas es posible.

Basta con cambiar de hábitos de consumo a otros más racionales y empezar por la calefacción, que se lleva casi la mitad de la energía que consume la casa, según señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Algunos trucos

Estos son algunos trucos ofrecidos por Facua-Consumidores en acción y la OCU para ahorrar en la factura de la calefacción:

- No hay que excederse subiendo la temperatura: para que una habitación esté confortable la temperatura no tiene que ser superior a 20ºC. Por cada grado que se baje la temperatura, las organizaciones de consumidores calculan un ahorro de energía de entre el 7 y 8 por ciento.

- Revisar el equipo: el mantenimiento de los equipos de calefacción resulta fundamental, pues un equipo defectuoso suele consumir más.

- Ojo con los adornos: no es conveniente colocar ningún objeto cerca de los radiadores que dificulte la transmisión del aire caliente.

- Por la noche es importante mantener la vivienda cerrada: no hay que olvidar cerrar las ventanas y persianas por las noches para evitar pérdidas de calor.

- Cuando anochezca es conveniente bajar el termostato: si de noche se baja el termostato de 20º C a 16º C, se puede conseguir un ahorro del 13 por ciento en la factura de la calefacción.

- Hay que meditar cuál es la mejor opción: instalar una caldera de gas siempre resulta más económico que apostar por una de gasóleo o eléctrica, especialmente si es de condensación. La OCU calcula que una decisión equivocada puede suponer un sobrecoste de más de 650 euros al año.

Para ayudarte a elegir

- Si la vivienda cuenta con un suministro de gas canalizado, sería positivo instalar una caldera de condensación, que es un 18% más eficiente que una caldera tradicional.

Sin gas natural:

- Un piso de menos de 100 m2 y en una zona templada, bastará con instalar una calefacción de apoyo: una combinación de radiadores o convectores eléctricos para la calefacción y un termo eléctrico para el agua caliente sanitaria.

- En el caso de que el piso sea de menos de 100 m2 y está situado en una zona fría, lo más recomendable es instalar un sistema de acumuladores eléctricos para la calefacción (con tarifa de discriminación horaria) y un termo eléctrico para el agua caliente sanitaria.

- En una vivienda unifamiliar grande y situada en una zona templada, la mejor opción es instalar una caldera mixta de gas propano, en botella, para la calefacción y el agua caliente, con sus correspondientes radiadores. O bien un sistema eléctrico de convectores, además de un termo eléctrico para el agua caliente.

- En el caso de que esta vivienda unifamiliar estuviese situada en una zona fría, entonces es preferible optar por una bomba de calor eléctrica (también sirve en verano para el aire acondicionado) y un termo para el agua caliente.

- En caso de que la calefacción sea eléctrica es recomendable elegir bien la potencia adecuada en el contrato: revisar la potencia contratada y reflexionar si no es posible realizar un pequeño esfuerzo para hacer un uso lo más racional del equipamiento eléctrico, evitando utilizar al mismo tiempo diferentes aparatos.

Cambiar la potencia solo supondrá unos 10 euros por la visita del técnico al domicilio y puede suponer un ahorro de 30 euros al año, para un hogar medio con consumo de 4000 kWh, que pase de una potencia contrata de 5.75 a 4.6 kW.

visto en http://www.eleconomista.es/

 

Responder

Los campos marcados con *(asterisco) son obligatorios

*